Consejo de Dirección y Fundadores:

Carlos Fonseca Terán

Gustavo Porras

Orlando Núñez

Scarlet Cuadra Waters

William Grigsby Vado

Producción:

Marialuisa Atienza

Jorge Capelán

 Diseño y diagramación:

   Heriberto Morales Sandoval
 

Editorial de Revista Correo #1, noviembre/diciembre 2008.

Hace ochenta años, cuando transcurrían los difíciles años de la lucha del General Augusto C. Sandino, con su ejército de indios descalzos, la comunicación era un verdadero desafío. El telégrafo ya se había expandido por la mayoría de los pueblos pero estaba controlado por los invasores yankis. El teléfono era un artículo de lujo. Los diarios tenían circulación limitada a los núcleos urbanos y estaban al servicio de la oligarquía. La radiodifusión no existía. La televisión ni se soñaba.

La mejor manera de comunicarse entre los pobres era el boca a boca. Así circulaban las noticias del avance de la lucha de aquel puñado de héroes. Y así también el General de Hombres Libres daba a conocer sus circulares y manifiestos. De boca en boca. De hombre en hombre. De mujer en mujer. Indio al fin, Sandino rescató la vieja manera de sus ancestros y alentaba a sus más aguerridos y leales combatientes a que con osadía e inteligencia se movilizaran sigilosos por los senderos montañosos, y llevaran a los campamentos guerrilleros las instrucciones para combatir a los yankis invasores. A quiénes se especializaban en esa tarea, les llamaban Correo.

Muchos años después, Carlos Fonseca y el Frente Sandinista de Liberación Nacional ocuparon el mismo método. Hombres y mujeres Correo, porque aunque ya el uso del teléfono se había extendido y habían radioemisoras, televisoras, diarios y otros medios de comunicación, todo estaba bajo el control o al servicio de la Dictadura Somocista, gracias a su alianza con la oligarquía conservadora. Otra vez, los pobres sabían de las victorias de los muchachos con el boca a boca. Y los Correo llevaban y traían los mensajes de las células guerrilleras hacia la jefatura, y viceversa.

Hoy en día, gracias a la libertad de expresión conquistada a sangre y fuego por el pueblo nicaragüense, ya no es necesario usar aquel método del Correo. O talvez sí. Porque la lucha ideológica es igual de intensa. Frente a la manipulación, la desinformación, la tergiversación, la mentira, la omisión o la invisibilización de los hechos por parte de los medios de información al servicio de la oligarquía y el capital , es urgente y necesaria una comunicación veraz, oportuna, objetiva, precisa, que nos acerque y movilice, a hombres y mujeres, para reeditar, en nuestras comunidades, centros de trabajo o estudio, en calles y buses, las hazañas de nuestros héroes.

La Revista Correo “Sandino vive, la lucha sigue”, nace bajo la inspiración de aquellos que en silencio y casi siempre anónimos, llevaron de un sitio a otro las instrucciones, las  palabras y las armas, para vencer en el campo de batalla y en la guerra informativa, en la guerra ideológica.

Somos mujeres y hombres que queremos aportar, con franqueza y humildad, un enfoque ideológico desde la izquierda revolucionaria, sandinista y socialista, al desarrollo de esta nueva etapa de la Revolución Popular Sandinista y a la derrota del capitalismo.

Sandino vive, la lucha sigue.