Editorial de Correo 55.

Con la profundización de la crisis, los capitalistas cada vez se ven más obligados a dirigir en persona al Estado.